Si frecuentas un entrenador personal o bien acudes a un gimnasio, seguramente su nombre te sea familiar: las pesas rusas o kettlebell, son redondas, tienen un asa y simulan una tetera. Su peso puede ir desde los 8 a los 48 kilos.

Este aparato, tan de moda en los últimos años, data de hace 3 siglos, cuando se usaban ya en la preparación física del servicio militar ruso. A partir del siglo XXI, comienza a usarte en EEUU por atletas, y otros deportistas profesionales, para poco a poco, llegar a los entrenamientos amateurs.

kettlebell

Su forma, el modo en que las cogemos y el peso, hacen de estas pesas un instrumento ideal para tonificar músculos, y hacer que todo el cuerpo trabaje a la vez.

Pero, ¿qué diferencia a las pesas rusas de otros aparatos de peso? A continuación te dejo 10 ventajas que tienen:

  1. El cuerpo trabaja de forma conjunta, lo que ayuda a moldear y tonificar cuando usamos las kettlebell, de forma que los músculos se fortalecen y se logra un cuerpo más fuerte, flexible y atlético.
  2. Gracias a su forma y al trabajo de todo el cuerpo, las pesas rusas ayudan a perder más calorías en menos tiempo que un entrenamiento al uso.
  3. Su forma de trabajar ayuda a tonificar la musculatura, proporcionando fuerza, resistencia y estabilidad.
  4. Gracias a las pesas rusas, la postura de la espalda se corrige y, sin lugar a dudas, mejoramos evitando dolores articulares y haciendo más difícil lesionarse. Al no haber descompensación entre la zona lumbar y abdominal, se mejora la postura.
  5. Otra de las grandes ventajas es que también favorece el sistema cardiovascular, lo que ayuda a prevenir enfermedades asociadas al mismo.
  6. Se ha demostrado muy seguro en su práctica, ya que muy rara vez quien entrena puede lesionarse.
  7. El entrenamiento es más dinámico: al trabajar varios músculos a la vez, y según el peso, se puede trabajar la fuerza pura o la resistencia.
  8. Gracias a su asa, se pueden coger de diversas formas para modificar el ejercicio.
  9. Se combina a la perfección la fuerza y flexibilidad: los ejercicios dinámicos con más movimiento consiguen a la vez trabajar la fuerza y la flexibilidad.
  10. Mejora la resistencia: son ejercicios exigentes no sólo a nivel muscular sino también en el ritmo cardíaco favoreciendo la resistencia y al acortar el descanso entre ejercicios se mejora la recuperación.

Las pesas rusas son uno de los grandes descubrimientos del entrenamiento actual. Puedes usarla solo o en compañía, pero seguro que te reporta grandes beneficios. ¿A qué esperas para probar?