Todos los que practicamos ejercicio y más si nos dedicamos a esto, hemos escuchado multitud de afirmaciones que hacen referencia a cómo afecta el ejercicio a nuestro cuerpo.

10mitos

“Solo empiezas a quemar calorías tras media hora corriendo”, “Hacer pesas engorda”, “UN vaso de agua con azúcar te ayuda a quitar las agujetas”….afirmaciones todas ellas sin mucha base científica y que voy a intentar explicaros. A continuación, he elaborado un listado de los 10 mitos que más veces he escuchado. Algunos son ciertos y otros no. Veamos:

  1. Cuando empiezas a entrenar el músculo, engordas (Verdadero): AL principio de empezar a entrenar, es normal ganar peso. La fibra muscular se hace más densa y eso provoca que se pueda aumentar de peso, pero nunca más de 2 kilos. La opción es trabajar con poca carga y combinarlo con ejercicios aérobicos. De esta forma, se reducirá el peso.
  2. Cuanto más sudo, más peso pierdo (Falso): Al sudar, de la forma que sea, lo único que perdemos es agua. De esta forma, en cuanto nos rehidratemos recuperaremos el peso perdido.
  3. Solo quemas calorías tras media hora corriendo. (Falso): Se queman calorías desde el minuto 1 del entrenamiento. Lo que es cierto es que a más tiempo entrenando, más probabilidad de que el cuerpo queme las llamadas ‘calorías de grasa’, es decir, aquellas que el cuerpo tiene y de las que nos queremos deshacer. Si lo que buscamos es perder peso, lo más efectivo es aquel ejercicio que combina el ejercicio aeróbico sostenido en el tiempo.
  4. Quemamos más grasa si hacemos el ejercicio en ayunas (Falso): Médicos y expertos advierten de los peligros de hacer deporte en ayunas, puesto que nuestro cuerpo lleva muchas horas sin ingerir nada. Es necesario hacer un desayuno ligero antes de empezar: una fruta, un lácteo, algo ligero que nos permita desayunar después.
  5. Si solo entrenamos 1 día a la semana, no es efectivo (Verdadero): SI pasan 7 días de entrenamiento a entrenamiento, lo cierto es que se pierden todos los efectos positivos y beneficiosos del mismo, por lo que es mejor combinar un día más intenso con otros a los que solo dediquemos menos tiempo.
  6. El descanso forma parte del entrenamiento (verdadero): Descansar es tan importante como el propio entrenamiento. Descansar un par de días a la semana permite a los músculos recuperarse.
  7. Hay que empezar el entrenamiento con ejercicio cardiovascular (falso): Se puede hacer al principio de la sesión, pero también puede hacerse en dos partes. En función del objetivo a conseguir, resultará más efectivo hacerlo al principio o al final. Si buscamos perder peso, el trabajo cardiovascular será más importante. Pero si se busca ganar músculo, se hará más trabajo de fuerza.
  8. Las agujetas son el resultado de haber trabajado bien hecho (falso): Cuando tenemos agujetas, es que hemos trabajado zonas que antes no habíamos ejercitado. En todo caso, por no tenerlas no significa que no hayamos trabajado lo que toca.
  9. EL dolor es resultado de haber trabajado bien (falso): Entrenar cómo toca no tiene porqué doler. El músculo puede fatigarse, pero no doler.
  10. Tomar agua con azúcar evitará las agujetas (falso): El agua con azúcar, un remedio casero, no ayuda en nada. La mejor receta es comer proteínas, o hidratos.