1. Subir escaleras: hazte el ánimo, deja el ascensor a un lado y entra en casa satisfecho. Lucirás unas piernas de escándalo.

El simple hecho de subir unos pocos escalones se trata de una actividad aeróbica muy eficaz para trabajar los músculos de las piernas sobre todo, quemar grasas y gastar energía. Esta actividad llevada a cabo de manera regular te ayudará a tonificar tus glúteos, además de ser un gran ejercicio para músculos flexores y extensores tanto de cadera como de rodilla. Así pues, al tratarse de una actividad que realizamos con presencia de oxígeno (aeróbica) la mejora notable de la frecuencia cardíaca y  de la capacidad pulmonar será una realidad.

  1. Caminar: ir a hacer la compra, pasear a tu mascota, tomarte un rato para ti, quedar con amigos… muévete y sé activo.

Numerosos estudios han podido confirmar que caminar se trata del ejercicio más saludable y apto para todo tipo de personas. Caminar, como subir escaleras, se trata de un ejercicio aeróbico que mejora nuestra salud cardiovascular y mantiene alejadas enfermedades como la obesidad o la diabetes, propias de una vida caracterizada por el sedentarismo. Es una actividad que podemos hacer sin programar, ya que solamente hemos de proponernos ir a trabajar, a la compra o a hacer cualquier recado andando y dejando a un lado el transporte público. Además, también disponemos de dispositivos que se encargan de medir nuestros pasos diarios como es la pulsera de moda FITBIT que puede servir de gran ayuda para acumular cada día más pasos a quien la utiliza. Anímate y ahora que viene el buen tiempo sal de casa a acumular pasos, tu salud física y mental te lo agradecerá.

  1. Llegar tarde al bus: quien dice bus dice metro o cualquier transporte pero… ¡Corre, que no se te escape!

El simple hecho de llegar justito a coger el bus o el metro hace que nos activemos  y en vez de andar tranquilamente hasta llegar a la parada comencemos a trotar e incluso correr. Este hecho provoca en nuestro organismo un mayor consumo de energía, una mejora de nuestra resistencia aeróbica e incluso si es bastante prolongado y duro el esfuerzo realizado, un desplazamiento de nuestro VAM (velocidad aeróbica máxima). Es una muy buena opción de acelerar nuestro organismo y, aunque empecemos un poco acalorados nuestro día, tenemos tiempo suficiente para recuperar el aire en el bus.

  1. Fondos de brazo en el sofá: Para descansar y para hipertrofiar o tonificar… ¡directos al sofá!

Plantéatelo, antes de ponerte a ver la tele o descansar un rato después de una pesada jornada de trabajo ponte a prueba y realiza algunas series de flexiones o fondos de tríceps en el sofá. Como sabes, con poco o nada de equipamiento deportivo se puede realizar actividad física, sin necesidad de acudir al gimnasio podemos tonificar nuestros músculos. Y no, no es un ejercicio que no requiere esfuerzo, se trata de un ejercicio con el que probablemente tendrás agujetas pero tranquilo, prueba a realizar 3 series de 15 repeticiones 2 días a la semana, se te quedará corto al ver que tus músculos responden de forma magistral. ¡Anímate a tonificarte en el sofá de tu casa!