Ya está. Lo hemos decidido. Vamos a empezar con el ejercicio. Y la primera duda que nos asalta es dónde y con quién hacerlo: ¿Solos? ¿En compañía? ¿En un gimnasio? ¿O buscando un entrenador personal?

Lo cierto es que opciones para hacer ejercicio hay muchas, pero no todas son igual de válidas ni pueden dar los mismos resultados. Tampoco, es cierto, tienen el mismo coste.

EN definitiva, hacer ejercicio solos o en compañía de un amigo puede ser cómodo porque adaptamos el horario y nivel de exigencia a lo que podamos en cada momento. Sin embargo, ese es su mayor problema: la comodidad, y que en breve, lo abandonaremos, probablemente.

Ir al gimnasio es otra opción pero allí, o te adaptas o mueres. Clases dirigidas, aparatos con pocas indicaciones, o eres un avezado y coges ritmo, o pronto también abandonarás.

Y nos queda la opción del entrenador personal….Mucho se ha escrito y dicho, pero quizás faltaría lo más importante: un entrenador personal te motiva para que no decaigas al hacer ejercicio.

A continuación, os señalo una serie de ventajas que tiene contar con un entrenador personal:

  1. El entrenador personal se adapta a ti y no al revés. El entrenador personal va a marcarte el ritmo, pero se va a adaptar a tus progresos, comenzando desde el punto de partida que sea necesario para llegar, a tu lado, hasta donde sea posible. Cada paso, cada salto, lo conseguirás con su ayuda.
  2. Trabajar con un objetivo individualizado y estricto para ti. Al comenzar con un entrenador personal, es normal marcar unos objetivos y, poco a poco, ir cumpliéndolos o, en su caso, revisar por qué no se cumplen.
  3. Adaptar los ejercicios a la alimentación o dieta que estés siguiendo. Si nuestro objetivo es perder peso, y estamos siguiendo una dieta acorde a ello, lo cierto es que la sesión de entrenamiento debe estar adaptada al objetivo. Podemos tener otros objetivos y el entrenador nos hará trabajar acorde a estos.
  4. Corregirte cuando no ejecutas correctamente un ejercicio Hacer los ejercicios que tocan es importante pero más es hacerlos bien y correctamente. El entrenador personal estará focalizado en que cada ejercicio lo ejecutemos de forma correcta.
  5. Animarte cuando decaes. El entrenador personal debe animarte a seguir y a superarte a ti mismo con nuevos retos.
  6. Te hace ser constante cuando te falla la voluntad. Y por supuesto, te ayuda a conseguir los retos propuestos y no desfallecer.