Sabemos que practicar algún deporte, salir a andar, correr o dedicar unos minutos al día a realizar un poco de actividad física junto con una dieta equilibrada y moderada es esencial para disponer de una buena salud y disfrutar de un cuerpo ágil y energético para acabar nuestro día. Si bien es cierto que la teoría todo el mundo la conoce, ponerla en práctica es mucho más complicado por varias razones: nos sentimos cansados, no tenemos tiempo para realizar actividad física, no nos llama ningún deporte ni ninguna práctica se nos hace llevadera, no nos agrada realizar ejercicio físico solos… ¡mil cosas! y si a ello le sumamos la mala distribución y elección de aporte energético (comidas) que realizamos al día no encontramos nunca el momento de ponernos manos a la obra y cuidar de nosotros mismos.

Ahora contéstame a esto… ¿te gusta pasar tiempo con tu pareja o con tus amig@s? si la respuesta es sí sigue leyendo, ¡te proponemos disfrutar de ellos de manera mucho más divertida!

  • Comparte entrenamiento con tu pareja. Realizar ejercicio con tu novio o novia afianzará la relación ya que los especialistas afirman que después de una sesión de actividad física, al liberar las conocidas hormonas de la felicidad (endorfinas), ambos se sentirán más felices e incluso el cambio de apariencia que provocará el ejercicio de continuo hará que los dos se vean mejor físicamente.
  • Comparte entrenamiento con uno o varios amigos o amigas. Si disponéis poco tiempo para veros y hablar de vuestras cosas, realizar ejercicio junt@s es una muy buena opción. Reiréis y pasaréis un maravilloso rato ayudándoos o compitiendo entre vosotr@s ¡eso sí! Si se puede entablar una conversación durante la sesión es que podéis dar más… ¡espérate a contarle el fin de semana cuando toque estirar!
  • Comparte entrenamiento con un familiar. Es una muy buena forma de pasar más tiempo con la gente a la que aprecias, celebrar logros unidos, tener una misma motivación y “arrastrar” o ser arrastrado por él ese día que apetece tanto quedarse en el sofá!

Así que ya sabes, ¡anima a otra persona para que te acompañe en tu rutina física, disfrutarás del entrenamiento y el buen ambiente estará asegurado!