Ya nadie duda de que hacer deporte ayuda y es fundamental para sentirse bien. Sin embargo, el deporte y el ejercicio, como cualquier actividad que emprendemos y representa un esfuerzo, es necesario hacerla correctamente, o nuestro cuerpo se resentirá. Para ello, la mejor opción es contar con un profesional del ejercicio, es decir, un entrenador personal. Es verdad que existen otras opciones como los gimnasios o bien hacerlo por nuestra cuenta, pero lo cierto es que la mejor opción para ponernos en forma es contar con un profesional.

Pero, ¿dónde podemos encontrar al mejor entrenador personal para nosotros? Lo más adecuado es buscar a alguien que comparte nuestra filosofía y planteamiento. Algunos consejos a la hora de buscar entrenador personal serían:

  1. Busca referencias suyas antes de conocerle, bien por personas que entrenan o han entrenado con él. Que te hablen de cómo son las sesiones y los objetivos y resultados.
  2. Conoce su preparación y formación. No todo vale en el campo de los entrenadores personales. No es lo mismo que sea graduado por la universidad en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte que haber hecho un curso no reglado de entrenador personal. Sus conocimientos y formación no serán iguales y por tanto, el resultado de nuestro entrenamiento tampoco. Del mismo modo, es imprescindible que nuestro entrenador personal esté en constante formación para que nos acerque las últimas tendencias en entrenamiento.
  3. Visita su local, si es que dispone de uno. Sin duda, que disponga de local es un punto a favor. Tendremos un sitio donde entrenar los días de mal tiempo o de mucho calor, y podremos entrenar a cualquier hora del día. Además, debemos comprobar si dispone de aparatos suficientes como para trabajar todo nuestro cuerpo.
  4. Analiza si vas a poder asistir. Piensa que un entrenador personal no es como el gimnasio, que no pasa nada si no vas. Aquí adquieres un compromiso con alguien que te estará esperando. Visto de otro modo, es una forma de no dejarte llevar por la pereza.
  5. ¿Está cerca de casa o puedes acceder al mismo con facilidad? Ahora te puede parecer poco importante, pero lo cierto es que llegado el momento y la rutina, es mejor que sea fácil y accesible o desistirás.
  6. Concierta una cita con él. Es fundamental saber cómo es, y si vais a congeniar, piensa que es alguien con quien pasarás mucho tiempo y te va a obligar a trabajar.
  7. Otros servicios complementarios. Muchos entrenadores personales nos ofrecen además servicios de nutrición, de fisioterapia o similar. Al final, es una cuestión a valorar, puesto que son cosas necesarias si hemos optado por ponernos en forma cuanto antes.

En definitiva, contratar un entrenador personal está al alcance de la mano de cualquiera, porque además los precios son más ajustados de lo que pensamos. Ahora, solo queda decidirse y empezar.