Cuando nos planteamos hacer ejercicio, una de las primeras cosas a decidir es dónde lo llevaremos a cabo. ¿Aire libre, gimnasio, casa, playa, el local de nuestro entrenador personal…..? Las opciones son variadas y cada una tiene sus pros y sus contras. La estación del año, el tiempo que tenemos, el lugar de residencia, el presupuesto de que disponemos…son muchos los factores que influyen a la hora de elegir el lugar donde desarrollaremos la actividad física pero lo importante es conocer sus ventajas y desventajas:

mejoreslugares

  1. La comodidad de hacerlo en casa. Practicar deporte en casa es cómodo, barato (solo es necesaria la inversión inicial del material –cinta de correr, bici estática, elíptica, pesas, etcétera…), y puedes hacerlo en cualquier momento. Pero es necesaria mucha disciplina y constancia en toda rutina que nos propongamos. Lo mejor, es que si vamos muy atareados y con horarios irregulares, es una opción buena. Lo peor, es que es necesario ser muy disciplinado, sino fracasaremos.
  2. Al buen tiempo, aire libre. Es, sin duda, una opción ideal. Practicar actividades deportivas al aire libre mientras disfrutamos de las horas de sol y del buen tiempo, nos pone también de buen humor. Pero no todos los exteriores son válidos. En la ciudad, lo mejor son los parques al tener más concentración de oxígeno, ya que dentro de la ciudad ejercen de pulmones y depuradores del aire. La contaminación es un punto a tener en cuenta, y es que cuando corremos consumimos más cantidad de aire que de forma normal, por lo que debemos elegir lugares con una alta concentración de oxígeno, ya que de este modo el consumo de toxinas en mayor, además de rendir mucho menos al dotar al organismo de menos cantidad de oxígeno. Lo mejor es que podemos variar la ruta y el entorno será diferente. Lo peor es que en invierno es mucho más complicado de practicar deporte al aire libre por el frío y la lluvia.
  3. El gimnasio. Es el lugar por excelencia para hacer deporte, pero no siempre tenemos uno cerca o disponemos de presupuesto y tiempo para acudir a uno. Allí podremos encontrar todos y cada uno de los aparatos necesarios para ponernos y mantenernos en forma, pero ojo, debemos exigir una rutina personalizada si el gimnasio dispone de monitor. No todos somos iguales ni podemos o debemos hacer los mismos ejercicios. Lo mejor, es que el precio es bastante asequible. Lo peor, que es ‘todos a una, fuenteovejuna’, por lo que si queremos algo personalizado, no es la opción.
  4. El local de un entrenador personal. Es como el gimnasio, pero con planes de entrenamiento adaptados a cada persona, buscando alcanzar objetivos personalizados y con un entrenador personal a tu disposición, como es el caso de Penalba8. El precio, ¡más elevado que el de un gimnasio, se convierte realmente en una inversión para mejorar tu condición física y además recibes una sesión personalizada.

Elijas el lugar que elijas, ten en cuenta los pros y contras antes de entrenar, pues solo así el plan de entrenamiento será un éxito. ¡A tope!