Cuando quienes acuden al espacio Penalba buscan perder peso, muchos de ellos se ven corriendo largas distancias, o saltando, es decir, haciendo ejercicios aeróbicos especialmente para quemar la mayor cantidad de energía y perder así peso. Pero, cuando les digo que eso es un error, se llevan las manos a la cabeza. ‘¿Cómo puede ser?’, me dicen.

Simplificando mucho para que todos lo entiendan, el mayor truco para bajar de peso, es ganar músculo. Es decir, salir a correr no es, ni de lejos, la mejor opción para perder peso. Eso no significa que no debamos hacerlo porque, desde luego, tiene grandes beneficios para el cuerpo. En definitiva, el ejercicio aeróbico (correr, aeróbic, step), a una intensidad moderada, no es la solución para quemar grasa. Claro que esta opción es mejor que no hacer nada.

aerobico_ok

Ponerse a sudar sin parar con spinning, step o aeróbic no es la manera más eficaz de perder peso, y mucho menos aún de conseguir un cuerpo bien formado. Es más, un exceso de este tipo de actividades conlleva una pérdida de la masa muscular, entre otras cosas, es la encargada de quemar las calorías cuando se está en reposo. El cuerpo, para moverse, toma la energía de la grasa y los carbohidratos de forma simultánea. En función de la actividad, cogerá más o menos proporción.

Pero, ¿por qué el ejercicio aeróbico no quema lo esperado? Es un tipo de actividad que no ayuda a movilizar la grasa y que pasado un umbral de intensidad requiere principalmente carbohidrato como fuente de energía, y no tanto grasa. Además, si sometes tu cuerpo a un esfuerzo continuo por mucho tiempo, se genera un exceso de la hormona cortisol, que en exceso impide para quemar grasa, aparte de que destruye músculo.

Así, lo más adecuado para perder peso es:

  1. Trabajar la fuerza: fundamental en la pérdida de grasa, ya que estimula la musculatura consiguiendo una figura fuerte y nada flácida. Además, consigue que le cuerpo sea capaz de quemar calorías incluso en reposo. Además, cuando se entrena levantando peso, el organismo utiliza el glucógeno depositado en los músculos de forma que, al practicar ejercicio aeróbico, lo que se quemará será la grasa.
  2. Sprints intensos: Hacer esfuerzos en pequeños intervalos a altas intensidades provoca un efecto muy positivo en el cuerpo, pues ayuda a quemar calorías.
  3. Larga duración: otro método útil para perder grasa es realizar largas caminatas. Aquí tenemos un problema de tiempo, del que no disponemos.

 

 

 

Como resumen, vemos que los ejercicios más recomendables para quemar grasa son aquellos que se realizan durante mucho tiempo a baja intensidad, o durante espacios cortos de tiempo pero con alta intensidad.