Se acabaron las excusas. Ya no podemos refugiarnos en la pereza. ¡Ha llegado el momento de mejorar nuestra salud y alargar nuestras esperanzas de vida con un plan de nutrición y ejercicio. ¿Qué no puedes? ¿Qué cuesta mucho dinero? ¿Qué no tienes tiempo? Con las opciones que te voy a dar, podrás, no gastarás mucho y sacarás tiempo.

¿Quieres saber cómo hacerlo y sentirte bien en muy poco tiempo?

Aquí te dejo algunas opciones para hacer ejercicio:

-Sesiones de entrenamiento personal: El entrenamiento personal consiste en sesiones de 1 hora normalmente en las que ejercitamos el cuerpo en función de los objetivos planteados previamente. Lo mejor es buscar un entrenador que cuenta con un local o gimnasio, es decir, un sitio perfectamente equipado para realizar cualquier actividad multifuncional, de fuerza, rehabilitación, propiocepción y muchas más. El entrenamiento personal lo puedes realizar individualmente, en pareja o grupos reducidos. Podrás sacar el máximo partido al ejercicio, utilizando todos los aparatos y el material necesario para ejercitarte adecuadamente. Además, te centrarás en la técnica precisa, número de repeticiones, y resistencia adecuada para tu condición física y objetivos. Incluso existen entrenadores que se desplazan a domicilio, pero el precio variará dependiendo de la duración de la sesión, el desplazamiento y el número de visitas.

-Gimnasio: Si te apuntas a un centro deportivo, las opciones son varias: puedes pedirle al monitor o entrenador que te diseñe un plan o bien hacerlo por tu cuenta. Otra opción es acudir a clases colectivas, pero lo ideal es empezar en algún grupo con un nivel bajo, para cogernos poco a poco. En este caso, es conveniente hablar con el monitor y explicarle nuestra situación por si puede adaptarnos los ejercicios.

-Hacer ejercicio libre: En este caso, lo mejor es buscar compañía que nos motive y nos ayude a no decaer. Salir a correr, ir en bici o simplemente andar pueden ser muy buenas opciones.

Si además buscamos bajar de peso y mejorar nuestra forma de alimentarnos, también tenemos múltiples opciones:

-Plan de nutrición: Como complemento a las sesiones de entrenamiento o de forma independiente, puedes buscar un experto (nutricionista) que te proponga un plan nutricional mensual con el que conseguirás tus objetivos propuestos en relación al aumento o pérdida de peso. Es importante que antes de empezar nos haga un cuestionario de salud y hábitos de vida, necesario para confeccionar tu menú y conocer tus expectativas de peso.

-Seguir dietas establecidas: Si no quieres gastar dinero, puedes asesorarte con las dietas que ofrecen médicos o nutricionistas pero, ojo, cuidado con los alimentos que dejamos de tomar. Es recomendable que antes de empezar cualquier dieta, la supervise nuestro médico, sobre todo, si la vamos a hacer por nuestra cuenta.

Ahora, ya no tienes excusas, ¿empezamos?