Ya se sabía que el chocolate negro contribuye a reducir el estrés, puede aliviar el dolor, puede resultar más beneficioso que las bebidas isotónicas para la recuperación muscular e incluso que es un fuerte antioxidante. También había indicios de que su consumo controlado era beneficioso para el corazón. Eso aseguraban en 2008 en un estudio realizado por científicos de la Universidad Católica en Campobass. Pues un equipo investigadores alemanes del Instituto de Nutrición Humana de Nuthetal corrobora lo que ya apuntaron los universitarios italianos: el chocolate ayuda a reducir la presión arterial y prevenir enfermedades cardiovasculares.

Según dicho estudio, las personas que consumen una media de 7,5 gramos diarios de chocolate, el equivalente a un par de onzas de las tabletas estándar, tienen un 27% menos de riesgo padecer cardiopatías y un 48% menos de padecer un derrame cerebral mientras que su presión arterial era entre 1 y 0,9 mm Hg más baja que en el resto. El estudio analizó los hábitos alimenticios de un total de casi 20.000 personas de entre 35 y 65 años, a quienes se les hizo un seguimiento de 10 años en los que se les preguntó con qué frecuencia se comían una barra de chocolate de 50 gramos. Obtenidos los resultados, los investigadores creen que los flavonoides del cacao pueden ser los responsables del efecto positivo sobre la presión arterial de los individuos, por lo que el chocolate con más porcentaje de cacao sería el que aportara las mayores ventajas en la salud de las personas.

Los flavonoides son las sustancias que mejoran la disponibilidad del óxido nítrico en las células que recubren la pared interna de los vasos sanguíneos, las células endoteliales vasculares, con lo que al liberarse, provoca la dilatación de las células del músculo de los vasos sanguíneos y podría contribuir a reducir la presión arterial. Los autores del estudio concluyeron pues que “comer chocolate resulta ahora más tentador”, e incluso se puede considerar su inclusión en dietas diseñadas para impedir enfermedades cardiovasculares, siempre en pequeñas cantidades, aunque reconocen que serán “necesarios otros estudios observacionales y ensayos clínicos aleatorios confirmen esta información”. Además, estos autores avisaron de que la gente tenga cuidado al ingerir chocolate ya que “pequeñas cantidades de chocolate pueden ayudar a prevenir cardiopatías sólo si sustituyen a otros alimentos ricos en energía a fin de mantener un peso corporal estable”.

¿Nuestro consejo? Siguiendo con este estudio, consideramos que el chocolate es un alimento que puede resultar muy beneficioso para nuestra presión arterial pero cuidad ¡no abusemos y no todos los tipos de chocolate nos valen! Intenta incluir en tu dieta 1 onza diaria de chocolate con el mayor porcentaje posible de cacao para contribuir a la regulación de tu presión arterial y quitarte las ganas de dulce. ¡A disfrutar!