Muchas personas opinan que mediante entrenamientos aeróbicos suaves o con simples caminatas a baja frecuencia cardiaca se consiguen cambios en la musculatura de las piernas e incluso que si se realizan más esfuerzos que los nombrados se pueden llegar a lesionar. Pues bien… ¡el entrenamiento de musculación del tren inferior mediante cargas de niveles moderados a elevados hará que consigamos unas piernas bien fuertes y contribuirá a lograr tener un cuerpo más armonioso y bien proporcionado!

Con el desarrollo de los músculos de esta parte del organismo se consigue aumentar la fuerza y potencia general de las piernas y con ello el rendimiento en actividades como caminar, correr o ir en bici.

En el caso de los hombres, entrenar el tren inferior ayudará al organismo a producir mayor cantidad de testosterona (debido al crecimiento muscular) lo que provocará una mejor predisposición física a la hora de realizar más entrenamientos (contarán con más energía). Por otro lado, realizar correctos entrenamientos de piernas en las mujeres ayudará a mejorar el estado de las caderas y glúteos además de evitar la formación de nódulos de grasa y retención de líquido en estas zonas.

Para conseguir tales beneficios debemos introducir en nuestras rutinas de entrenamiento el trabajo de fuerza en el tren inferior de forma intensa (máxima intensidad posible) para conseguir resultados notables. Esto se debe a que, al tratarse de grupos musculares grandes están dotados de la suficiente capacidad como para ejercer mucho más esfuerzo que la gran mayoría de grupos musculares que encontramos en nuestro cuerpo.

¡Incluye el entrenamiento de piernas en tus rutinas y di adiós a tus lesiones, despídete de tu baja capacidad cardiorrespiratoria, el entrenamiento de tren inferior te permitirá rendir mucho más!