La canela se trata de una especia obtenida a través de la frotación de la corteza externa de las ramas del árbol del que proviene. Esta especia es conocida por suponer de gran ayuda a la hora de mantenernos saludables:

  • La canela mantiene constante el nivel de azúcar en la sangre,de manera que no hay picos de insulina ni bajones pronunciados. Dichos picos son los que hacen que el cuerpo no pueda utilizar toda la glucosa y por lo tanto esta se acabe almacenando como grasa corporal. Al consumir canela lo que sucede es que los niveles de glucosa en la sangre no se disparan, que esa es precisamente una de las causas de que la gente no consiga bajar de peso.
  • A su vez, la canela es un potente circulatorio sanguíneo. El consumo frecuente de esta especia facilita la circulación de la sangre gracias a que evita que las plaquetas se acumulen.
    Por tener esta propiedad es muy útil consumirla por parte del género femenino, durante el periodo menstrual evitando los dolores que se producen durante estos días.
  • También es muy útil para el sistema digestivo, ya que beber una taza de té de canela nos abre el apetito, detiene la diarrea y el vómito; a partir de esta especia nuestro sistema digestivo es favorablemente estimulado.
  • Es también un potente afrodisíaco, se puede tomar una taza de infusión de canela en compañía de tu pareja justo antes de irse a dormir.
    Además se estudia su posible beneficio como estimulante sobre el sistema nervioso central en adultos mayores.

Para preparar el té de canela necesitamos:

  1. Media cucharadita de canela en polvo o dos ramas frescas de canela
  2. Una cucharadita de miel
  3. Una taza de agua.

Procedimiento:

Echar en agua muy  caliente pero que no llegue a hervir la miel y la canela y dejar que repose unos 10 minutos antes de tomarlo removiéndolo constantemente para que tanto la canela como la miel se disuelvan de manera adecuada.