¿Has oído alguna vez hablar de la sarcopenia?

Podemos definir la sarcopenia como la pérdida degenerativa de masa muscular. Esta se trata de un fenómeno que se produce en muchas personas, concretamente en personas mayores cuya vida es muy poco activa y no realizan ningún tipo de actividad física. La sarcopenia además de deteriorar los músculos, lo que consigue es afectar a otras partes del organismo reduciendo la calidad de vida de la persona.

Además, con el paso de los años y de manera natural, nuestro cuerpo pierde masa muscular conllevando la aparición de un índice de grasa más elevado que de fibras musculares. Este proceso es el que hace que cada vez tengamos menos fuerza al perder más músculo.

¿Pero este proceso se puede detener? Sí, ¡claro que sí!

La mejor manera de conseguirlo es mediante la práctica regular de ejercicio físico pues se logra mantener el metabolismo activo y conseguir mayor masa muscular en detrimento de la grasa que se reducirá.

Por lo tanto, ésta pérdida de masa muscular se puede evitar con el deporte así como evitaremos también sufrir problemas óseos. Es importante que se practique ejercicio físico habitualmente, ya que la constancia y la dedicación son los culpables de que se adquiera una masa muscular adecuada.

¿Sufres sarcopenia y nunca has practicado deporte? No padezcas, ¡puedes empezar a realizarlo a cualquier edad!  Cuenta con especialistas que te guien en el proceso de mejora de tu estado físico, lo importante es que te adaptes a la actividad física de forma lenta y progresiva evitando sobreesfuerzos que pueden dañar los músculos. Seguramente si eres constante… ¡acabaras aumentando la masa muscular general, adquiriendo más fuerza y con ello una movilidad mejor además de unos músculos y articulaciones más jóvenes!