Las” battle ropes” son una herramienta cada vez más utilizada en los centros de entrenamiento debido a la exigencia cardiovascular que requiere así como las demandas de fuerza que se generan en aquellos que las utilizan, por lo que con su uso se potencia la ganancia de fuerza y la quema de calorías.

Los ejercicios que se llevan a cabo son comúnmente aplicados en sesiones de HIIT (entrenamiento interválico de alta intensidad) por su elevada demanda metabólica y por el hecho de ser un ejercicio de intensidad elevada que utiliza gran parte de los músculos del tren superior. Así pues, en estudios que se han comparado los esfuerzos realizados con las battle ropes con aquellos ejercicios tradicionales de fuerza con cargas y resistencias se ha obtenido que ejercicios como los burpees o  el entrenamiento mediante battle ropes son más eficaces en términos de respuestas metabólicas que los tradicionales ejercicios de fuerza.

Además de las condiciones trabajadas, destaca especialmente la activación muscular de un grupo de suma importancia para la salud postural: el core. Los músculos que lo forman trabajan con un objetivo común de estabilización, siendo un magnífico dispositivo para trabajar tal condición que mejorará con ello, la calidad de vida del usuario. Por lo tanto se puede afirmar que una correcta planificación del entrenamiento con estas herramientas garantiza el correcto desarrollo de muchas de las capacidades necesarias tanto para el deporte como para la funcionalidad del día a día del individuo practicante. Además, su uso junto con la ayuda de personal cualificado, puede adaptarse perfectamente a objetivos de ganancia de fuerza, de pérdida de peso o a fines diversos que tengan en cuenta las necesidades,  los objetivos y las demandas del usuario.