¿Conocías las ketlles o mancuernas rusas?

 Mucha gente piensa que son el último grito en lo que a ejercicios de musculación y funcionales se refiere pero en realidad no es así. Estas mancuernas son usadas desde el siglo XVIII y originalmente eran pesos de las balanzas de los mercados usados como balones de hierro para demostraciones de fuerza, resistencia y coordinación, que más tardé se empezaron a usar en la preparación física del ejército ruso.

Tienen una forma muy particular, que responde a las exigencias de su uso antiguo y las hay de diferentes pesos (entre los 4kg. y los 50kg)  incluso hay de más kilos para competiciones.

La filosofía del entrenamiento con kettlebells es buscar un cuerpo que sea una máquina coordinada y poderosa, no músculo exclusivamente, así que lo que los entrenamientos con kettlebells tienen como meta principal aprender a involucrar tantos músculos como sea posible para realizar una gran variedad de ejercicios, es decir, que todo nuestro cuerpo sepa trabajar conjunto, y no aisladamente tal y como lo hacemos en muchos ejercicios clásicos con el uso de mancuernas o máquinas que solo trabajan músculos de manera aislada. Se trata de fomentar un entrenamiento funcional y completo.

El uso de este aparato ayuda a fortalecer grandes grupos musculares tanto pertenecientes al tren superior como inferior y a endurecer  músculos estabilizadores y activar constantemente los músculos centrales (cadera-pelvis-zona lumbar, columna torácica y cervical), algo muy importante para darle al cuerpo una gran simetría, corregir la postura corporal y mejorar la movilidad y el equilibrio.

¿Ya las has probado? Infórmate y pide ayuda a un profesional para comenzar a utilizarlas pues con este material puedes olvidarte de contar repeticiones, lo importante es realizar los ejercicios con la kettlebell manteniendo una buena técnica de ejecución de manera que poco a poco se puede ir aumentando la carga y el volumen de la sesión.

Te están esperando… ¡dale duro a las kettles!