Realizar deporte de manera asidua crea sensación de felicidad. Al principio puede resultar cansado…¡pero una vez se ha convertido en un hábito, el ejercicio activa tu mente y cuerpo y te encuentras mejor!

Seguro que te has fijado en la gente que practica deporte regularmente y… ¡uy! extrañamente suelen llevar la sonrisa puesta siempre. Esto es porque practicar todo tipo de deportes que nos resulten agradables como fútbol, natación, baloncesto, acudir a una clase dirigida, salir a correr o andar, además de tener efectos directos sobre nuestra salud y apariencia física nos aportan un plus de felicidad y buen rollo.

Existen estudios que demuestran que la práctica habitual de deporte provoca la secreción de las llamadas “hormonas de la felicidad”(neurotransmisores que aumentan en los momentos placenteros y que son el vehículo material del placer, la euforia, la felicidad y el alivio del dolor) por lo que tras realizar el ejercicio uno se siente mejor, más animado y con energía.

Estas hormonas denominadas endorfinas, producen en nuestro cerebro sensaciones muy similares a las de la morfina, el opio o la heroína, pero, lógicamente, sin sus efectos negativos. Existen unos 20 tipos distintos de endorfinas, que son las que se encargan de transmitir comunicaciones entre ambas neuronas.

Estos químicos naturales producen una analgesia natural, y estimulan los centros de placer en el cerebro que nos dan sensaciones felices y nos alivian de los dolores y del malestar. Además, también nos protegen contra los virus y las bacterias que invaden nuestro organismo. Eso sí, las endorfinas tienen una vida corta, ya que ciertos enzimas de nuestro organismo las eliminan… ¿solución? ¡sal a la calle y muévete para activar esa felicidad que tú solito te puedes crear!

¿Y qué me dices si ya probamos a comer bajo en grasas saturadas, reducir la ingesta de sal y cuidar las horas y cantidades en las que comemos? Puede resultar una combinación del todo completa para comenzar a ser plenamente felices. Comer bien y realizar ejercicio físico de forma regular provocará en tu persona una mejora de la salud mental y física que te hará contagiar de felicidad a todo aquel que se cruce en tu vida.