Con el objetivo de trabajar los músculos del tren inferior y focalizar el esfuerzo en la zona posterior de las piernas, es fundamental incluir el ejercicio de peso muerto en tu rutina de entrenamiento.

A partir de este ejercicio se logra trabajar toda la cadena muscular posterior, ya que participan los músculos femorales, el glúteo mayor, el sóleo, los gemelos y los lumbares.

Incluir este tipo de trabajo permite ganar masa muscular y fuerza en las piernas, se logra trabajar el equilibrio y forma de los músculos participantes así como su aumento y tonicidad.

A pesar de ser un ejercicio muy completo y básico, se trata de un movimiento que puede resultar lesivo y peligroso para la espalda. Para ello, este ejercicio multiarticular debe realizarse con ayuda de un profesional y teniendo en cuenta algunas reglas básicas que permitan reducir el riesgo de lesiones.

En primer lugar, hemos de incidir en el pectoral del individuo, éste debe “sacar pecho” durante el ejercicio con el objetivo de que los hombros se lleven hacia delante y la columna mantenga una posición natural.

Por otra parte, se ha de hacer hincapié en realizar en movimiento de manera lenta, de forma que el ejecutante se concentre en contraer los músculos de la parte posterior de las piernas y os glúteo para ejecutar el ejercicio.

Como en todo ejercicio, se debe comenzar a llevar a cabo con muy poco peso de manera que con el tiempo se vayan incrementando las cargas.

¡Incluye este ejercicio en tu rutina, lucirás unas piernas sanas, fuertes y esbeltas!