Refréscate de la forma más light, mete tus frutas favoritas a la licuadora por separado y de ahí juntalas en un recipiente para helados en el congelador.

Yo he hecho polos de zumo de fresa y piña y ya han volado, ¡descubre tú nuevos sabores!