Seguro que muchos hemos oído eso de que no es sano a partir de las 6 de la tarde ingerir frutas pues puede hacer engordar a quien las consume. ¿E s cierta afirmación?

Para nada, se trata de un mito pues no existe ningún mecanismo en nuestro cuerpo que nos haga almacenar las frutas como grasas si las consumimos a partir de una hora determinada, el aumento de grasa corporal y por tanto de peso graso sucederá si nos excedemos en su ingesta durante en día tanto con fruta como con otros alimentos. En toda alimentación cuyo objetivo es perder grasa las frutas están presentes de una manera moderada ya que son ricos en fibra, vitaminas y minerales y la gran mayoría de ellos nos aportan muy pocas calorías. Además, para ser más exactos numerosos estudios científicos han confirmado los grandes beneficios de incluir frutas en nuestra dieta: la OMS estimó en un estudio que un 2,4% delas patologías en el mundo en 2005 se debían al bajo consumo de fruta.

Si bien es cierto que la fruta nos aporta muchos beneficios, también hemos de ser conscientes que muchas son altas en azúcares lo que nos aporta energía y tiende a acumularse en nuestro cuerpo como forma de grasa si no vamos a hacer uso de dicha energía. Es por ello que muchos especialistas recomiendan no ingerirla por la noche (debido a la escasez de actividad que se va realizar posteriormente), pero también hemos de ser conscientes de que son grandes recuperadores tras un duro día activo y nos proporcionan nutrientes naturales que en pocos alimentos podemos obtener.

Como conclusión, ahora que llega el verano y el buen tiempo nos incita a dar una vuelta por la noche y reponer la energía consumida durante todo el día, comer una pieza de fruta no muy dulce acabada nuestra cena puede ser una opción muy sana y fresquita.

Anímate a comer fruta de temporada y combínala con ejercicio físico, descanso y una dieta equilibrada. En la moderación de la combinación está el éxito.