Si nuestro propósito es adelgazar y conseguir estar en forma,  está claro que lo que se necesita es quemar más calorías de las que se consumen y la mejor manera de quemar estas calorías es haciendo actividad física.

Al realizar ejercicio físico la sudoración aumenta. ¿Pero qué es el sudor realmente? El sudor está compuesto por agua, sales minerales, algunas veces vitaminas hidrosolubles y cierta cantidad ácido láctico, pero nunca de ácidos grasos.

Es por ello que al sudar perdemos peso, es cierto, pero ese peso se pierde principalmente por el agua y minerales que expulsas a través del sudor, no porque la composición del sudor esté acompañada también de grasa. Tal vez hayas podido quemar  calorías y con ello algo de grasa haciendo esa actividad que te hizo sudar, pero la báscula no te dirá cuanto perdiste en relación a la grasa que tenías almacenada en tu tejido adiposo.

¡Eso sí! no es lo mismo sudar en un sauna que haciendo ejercicio, que es cuando se usa la energía que se genera consumiendo la energía corporal de la que dispone nuestro organismo.

Por lo tanto, sudar no significa quemar más colorías ni consumir más grasa. Es por ello que los métodos artificiales que se utilizan para estimular la sudoración no resultan beneficiosos para recuperar la figura ni para el cuerpo en sí.

El sudor actúa como un método de limpieza que además elimina minerales presentes en el ambiente que son considerados tóxicos, también como forma de regulación de minerales y electrolitos. En el sudor se eliminan sodio, potasio, magnesio, zinc, ácido láctico, urea y amonio, entre otras sustancias útiles o formadas como desecho en el cuerpo.

 

En resumen, sudar es un proceso natural y necesario pero no debemos de relacionarlo con la quema de calorías directa. ¡Es más! Hay personas que pueden llegar a sudar más que otras sin haber consumido más calorías. El peso baja, sí es cierto, pero se recupera con la ingesta de agua inmediata. ¡No te obsesiones con sudar más, no es un indicio de mayor quema de calorías, disfruta de la actividad e hidrátate continuamente!