El black roll, para aquellos que no lo conozcáis o no lo hayáis probado, es un rodillo fabricado con goma o goma-espuma, pero que no se hunde al presionarlo. Su principal uso es la liberación miofascial, cuyo efecto se encuentra contrastado por numerosos estudios de la actividad física y la fisioterapia. La fascia son las membranas que envuelven a músculos y órganos internos con una función protectora. El problema de estas membranas surge cuando existen acortamientos en ciertas zonas, que pueden originar problemas severos en localizaciones más alejadas de ese punto. El black roll ayuda a aliviar la tensión acumulada en dicha zona problemática. En definitiva, consiste en un rulo que nos permite masajear el cuerpo utilizando nuestro propio peso.

Está fabricado de un material de bajo coste económico que ofrece grandes ventajas a quienes lo usan. Con el black roll, puedes controlar la presión que ejerces sobre el músculo, localizando y forzando el trabajo en dicha área que causa dolor. Y es que el black roll se considera como una técnica de masaje (nunca sustitutivo del fisioterapeuta).

Este material gana cada día adeptos entre los entrenadores y es una herramienta que nos permite aumentar la movilidad, por lo que es recomendado su uso antes y después de entrenar. Solo debemos tener en cuenta que el black roll no debe colocarse nunca en las articulaciones, sino más bien en el tejido que está alrededor.

El black roll ejerce la presión sobre el músculo, libera los tejidos que pueden haber creado los puntos de enganche. Estas zonas son generadas normalmente en la fascia que engloba al músculo, y son debidos como resultado de una continua tensión, sobrecargas, mala postura, acortamientos musculares…

Al principio, La presión debe ser poca, pues aún no estamos habituados. Podremos ir incrementando esta variable en el momento que cojamos soltura con la técnica, e incluso ir añadiendo mayor presión.

A continuación, os dejo 5 ventajas beneficios de incorporar el black roll a nuestro entrenamiento:

  1. Permite ayudar a corregir algunos problemas de movilidad: Gracias a la utilización del black roll, se reducen los problemas de movilidad, sobre todo en aquellas zonas en las que haya acortamiento de músculos, tendones o ligamentos.
  2. Mejora la circulación. Con el masajeo, se consigue mejorar la circulación a través de la piel, fascia, músculos, e incluso tendones y ligamentos. De esta forma, también se logra que lleguen más nutrientes a estas zonas.
  3. Ayuda a aumentar la flexibilidad. Los flexores de cadera, los ligamentos de los isquiotibiales y el psoas, suelen estar acortados en algunas personas. Si es tu caso, el black roll te ayuda a ganar flexibilidad en estos casos.
  4. Ayuda a rebajar la sensación de estrés. Como hemos comentado, es una especie de masaje que nos ayuda a estar más relajados tras hacerlo.
  5. Evita contracturas. Este tipo de masaje y estiramientos previene a los músculos de contracturas y demás.