La caminata nórdica o marcha nórdica o nordic walking es una de las últimas tendencias deportivas que se impone en las ciudades. Frente a otras alternativas o modos, esta es realmente muy saludable y cuenta con importantes ventajas. EL nordic walking es un deporte de resistencia y una excelente forma de practicar deporte al aire libre. Consiste en caminar con la ayuda de bastones similares a los utilizados en el deporte de montaña. Pero lo más importante es hacerlo con la técnica correcta.

Para ello, el nordic walking debe practicarse con una forma de caminar natural y correcta, alineando el cuerpo y la postura y manteniendo la estabilidad central, a la vez que usamos activamente los músculos de la espalda y el abdomen, mientras movemos los palos como si estuviéramos practicando esquí de fondo.

La forma correcta de llevarlo a cabo consiste en:

-Andar derecho: Debemos mantener una postura natural de la columna vertebral para obtener un movimiento correcto de espalda.

-Movimiento de brazos. Los músculos del brazo consiguen mejorar su tonificación.

-El triángulo: El palo debe hacer un ángulo de 60º con el brazo para ejecutar la técnica correctamente.

-EL paso. Adaptar la longitud del paso a cada situación.

Entre las principales ventajas de este tipo de ejercicio, destaca que es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares y tonificantes. Gracias al nordic walking, mejoramos la resistencia, somos más flexibles, y nuestro estado físico general es mejor.

Además, practicando nordic walking, utilizamos la mayoría de los músculos del cuerpo, incluso mucho más que cuando andamos. Gracias a este tipo de ejercicio, tonificamos la parte inferior del cuerpo como piernas, caderas, glúteos y muslos, y además movemos los brazos.

Quienes conocen los resultados del nordic walking aseguran que una de sus grandes ventajas es que nos permite quemar casi un 50% más de calorías que si solo camináramos.

Para practicar el nordic walking necesitamos unos palos de andar adecuados. Suelen estar fabricados de carbono, de una mezcla de carbono y fibra de vidrio o de aluminio. Gracias a estos materiales, la amortiguación es muchos mejor y es más estable. Un taco de goma intercambiable absorbe los golpes y el ruido al chocar el bastón con el asfalto.