El verano es sinónimo de calor, y el calor, normalmente, aumenta la sed pero disminuye el apetito. Así, sobre el papel, parece el momento ideal para comer menos y evitar engordar. Pero la realidad es bien distinta: salimos más, bebemos muchas cosas diferentes al agua para aplacar la sed (alcohol, refrescos azucarados, combinados….), y solemos movernos menos.

alimentosenverano

Pero, ¿qué podemos hacer para evitarlo? A continuación, te doy 7 trucos que te ayudarán a combatir esos kilos de más:

  1. ¿Aperitivos en la terraza? Sí, pero los menos calóricos. Cuidarnos en verano no significa no salir de casa. Podemos ir al chiringuito y optar por unos mejillones al vapor, sepia a la plancha o berberechos…otra buena opción son unas sardinas a la plancha o calamares (sin rebozar, claro). Es muy buena época para comer pescado y disfrutar de los manjares del mar, que, cocinados a la plancha no aportan tantas calorías.
  2. Refrescos bajos en azúcares. Es inevitable consumir más refrescos que de costumbre, así que el consejo es pedirlos bajos en azúcar y en el caso de la cerveza, que sea sin alcohol. De esta manera, ahorramos calorías. Eso no significa que alguna vez optemos por una cerveza normal, pero no de forma habitual.
  3. Ejercicio aprovechando el agua: playa o piscina. Vacaciones no puede ser sinónimo de no hacer nada todo el tiempo. Necesitamos movernos, y hacer actividad física. Podemos aprovechar la piscina, o la playa, nadar, jugar a las raquetas, al volleyball o andar por la arena, pero estar activos en verano también.
  4. Ensaladas con proteína. Una forma muy fácil de comer en verano es hacerlo a base de ensaladas como plato único en el que podemos incluir pechuga de pavo, queso fresco, o salmón y un puñado de frutos secos, que nos aportan energía. Platos que nos ayudarán a no engordar y permitirán que nos alimentemos correctamente.
  5. Controla las cantidades. Es un consejo para todo el año, pero en verano más. Podemos comer arroz en todas sus variantes pero una cantidad pequeña. Por ejemplo, si es de paella, comamos más carne y verdura que arroz. Utilizar platos de postre es una buena opción para no comer más de la cuenta.
  6. Compensa una comida copiosa con una cena ultraligera. Si a pesar de todos los consejos nos hemos pasado en la comida, compensemos con la cena. Una cena ligera a base de verduras o solo fruta puede ser una muy buena opción para hacer que las calorías extra consumidas no se queden en nuestro cuerpo.
  7. Evita los helados a diario o consúmelos caseros. Triturar fruta y congelarla es una muy buena opción para tomar helado casero y sanísimo. Ideal para esos momentos en los que te apetece algo dulce y fresquito.

En definitiva, en verano debemos tener presente que la vida saludable sigue y evitar coger más de 1 ó 2 kilos de más nos ayudará a encarar la vuelta al trabajo más activos y con una preocupación menos.