El dolor de espalda es una de las dolencias que afecta a más gente. Puede manifestarse como un dolor leve y constante hasta pinchazos agudos que incluso pueden impedir moverse. El dolor puede surgir de repente, con una caída o al levantar algo pesado. También puede empeorar poco a poco.

El dolor de espalda puede aparecer en cualquier momento de la vida, pero suele darse por alguna de estas causas: envejecer, condición física, sobrepeso, factores hereditarios, desarrollar algún trabajo que implique levantar peso o fumar.

post3sep

Respecto a las causas, pueden deberse a tener lesionado algún disco de la columna, tensión muscular o hernia discal, entre otras enfermedades.

Pero, ¿podemos prevenir el dolor de espalda? Básicamente, podemos hacerlo de tres formas:

-Haciendo ejercicio regularmente para tener una espalda fuerte. Del mismo modo, contar con huesos fuertes es necesario fortaleciéndolos con calcio y vitamina D.

-Mantener un peso saludable o perder peso si es necesario.

-Ser capaces de mantener una postura erguida y evitar levantar peso en la medida de lo posible.

Si a pesar de todo, tenemos dolor de espalda, algunos de los siguientes ejercicios pueden ayudarnos:

-Nos tumbamos boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo, con las piernas juntas. Giramos las rodillas a izquierda y derecha hasta tocar el suelo, manteniendo los hombros apoyados. Se repite 5 veces hacia cada lado.

-Partiendo de la misma postura que antes, levantamos los glúteos del suelo y los mantenemos elevados 5 segundos. Relajamos apoyando de nuevo sobre el suelo y apretamos el abdomen. Volvemos a mantener la posición 5 segundos y repetimos el ejercicio unas 10 veces, aumentando el número de repeticiones cada vez.

-Desde la misma postura, elevamos una rodilla al pecho con la ayuda de las manos. Mantenemos de 10 a 15 segundos y cambiamos de pierna. Hay que repetir 10 veces con cada pierna.

-Repetimos el mismo ejercicio, pero en vez de alternar las piernas, las juntamos y las acercamos al pecho a la vez.

-Nos ponemos de rodillas y apoyamos las manos en el suelo, empujamos las lumbares y abdomen al suelo, mientras levantas cabeza y hombros. Después realiza el movimiento contrario, eleva tu abdomen y lumbares como queriendo tocar el techo. Hay que repetir el ejercicio, al menos, 8 veces.

-Sentado en el suelo, estiramos una pierna y cruzamos la otra por encima de la rodilla, poniendo el pie al otro lado de la pierna. Sujeta la rodilla de la pierna cruzada con el codo del brazo contrario y tira de aquella hacia atrás. Aguanta la posición al menos 10 segundos y repite con la pierna contraria. Haz el ejercicio al menos tres veces con cada pierna.

-Sentado sobre un taburete con la espalda recta, trata de juntar los hombros hacia atrás, mantén la postura unos segundos y vuelve a la posición normal. Repite el ejercicio 8 veces.

Repitiendo estos ejercicios cada día, fortaleceremos la zona lumbar y evitaremos dolor de espalda.