Es muy habitual plantearnos una pérdida de peso por nuestra cuenta pero sin considerar nada más que cómo nos sentimos. Sin embargo, es mucho más adecuado acudir a un experto en nutrición, quien nos aconsejará si la pérdida de peso que planteamos es adecuada y nos permite estar en nuestro peso saludable.

Pero, ¿qué es un peso saludable? Un peso saludable significa que tienes la cantidad adecuada de grasa en relación con tu masa corporal total. Es un peso con el que tienes energía, reduces los riesgos para la salud y ayudas a prevenir el envejecimiento prematuro y mejora tu calidad de vida.

bascula

Pero, ¿cómo saber si tengo un peso saludable? Para ello, no es suficiente con pesarse. La báscula sólo te indica tu peso global, incluyendo tus huesos, el líquido en tu cuerpo, tus músculos y por supuesto tu grasa. Sin embargo, no nos dice qué porcentaje de tu peso es de cada cosa, es decir cuánta grasa y cuánto músculo hay. La báscula tampoco te dice dónde tienes la grasa.

Y es que existen dos tipos de grasa abdominal: una subcutánea, es decir por debajo de la piel y otra visceral, es decir, pegada a tus órganos vitales. Respecto a los riesgos para la salud, tener grasa visceral es mucho más peligroso.

La mejor manera de saber cuánta grasa tienes en tu cuerpo es un minucioso examen médico con aparatos especializados. Pero existe otro método para saber si el peso que tienes o el que te planteas tener es saludable. Se trata del cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC), unido a la circunferencia de la cintura.

El IMC indica el estado de tu peso relación a tu altura. Aunque el IMC no distingue entre grasa y músculo, refleja de manera más cercana las medidas de la grasa en el cuerpo que el peso corporal total. Para calcular tu IMC multiplica tu estatura en centímetros por sí misma y divide tu peso entre el resultado: Por ejemplo, si mido 1.65 y peso 68 kilos, sería: 1.65×1.65= 2.72 // 68:2.72=25. Es decir, mi IMC sería de 25.

Existen tablas en donde puede consultar qué significa el resultado obtenido y que son:

  •    Peso normal: SI el IMC es de 18.5 a 24.9
  •    Sobrepeso: SI el IMC es de 25 a 29.9
  •    Obesidad: SI el IMC es de 30 a 39.9
  •    Obesidad mórbida: SI el IMC es de más de 40

Respecto a la circunferencia de la cintura, es importante saberla porque muchas enfermedades crónicas, como la hipertensión y la diabetes, se dan bajo la influencia de la localización de la grasa corporal. La distribución de la grasa puede describirse como de manzana o pera. Si tu mayor parte de grasa corporal está en torno a tu cintura, tienes forma de manzana. Por el contrario si la mayor parte está en caderas y muslos, la forma es de pera. En términos de salud es mejor tener forma de pera que de manzana.

Si tienes forma de manzana, la grasa de tu cuerpo se encuentra pegada en tus órganos vitales. Para saber si tienes un perímetro de cintura adecuada, mídete con una cinta. Una circunferencia de cintura por arriba de 102 en hombres y de 88 en mujeres es un riesgo para la salud.

Con una dieta adecuada en manos de expertos y ejercicio saludable, es posible bajar de peso y mejorar la calidad de vida….y ante todo, ¡Ser feliz!