Estamos ante uno de los veranos más cálidos de los últimos años (ya vamos por la segunda ola de calor y pronto vendrá la tercera…), y debemos tener especial cuidado cuando practicamos deporte. Mantener e incluso incrementar nuestro ritmo de actividad bajo el sol es muy buena idea, pero…¡ojo! Debemos mantener una serie de cuidados si no queremos poner en riesgo nuestra salud.

hidratarse

Cuando hacemos deporte, el cuerpo sube su temperatura y una forma de controlarla es sudar, lo que evita que el cuerpo no alcance temperaturas extremas. Si nos mantenemos bien hidratados, nos aseguramos de que la termorregulación del cuerpo se mantenga lo que permite evitar el aumento de la temperatura corporal a consecuencia del calor.

Sin embargo, si nuestro cuerpo comienza a elevar su temperatura sin que nada la termorregule, puede ser muy perjudicial para el organismo y dañarnos. La deshidratación es aún peor si nos iniciamos a hacer ejercicio sin estar lo suficientemente hidratados.

Por ello, es importante beber durante todo el tiempo que estemos practicando pequeños sorbos de agua y también antes y después.

Algunos consejos para practicar deporte este verano serían:

-Evita las horas de más calor del día para hacer ejercicio. La mejor hora es por la mañana muy pronto o por la tarde.

-Beber antes, durante y después de practicar ejercicio. Es preferible que sea agua o bebidas isotónicas.

-Usa ropa ligera, gorra y protección solar.

-No consumas al alcohol al sol, pues provoca la deshidratación

-Ciertos medicamentos aún aumentan la deshidratación propia de esta época del año.

De esta forma, evitaremos algunos problemas como consecuencia de no estar bien hidratado:

  1. Calambres: Si no estamos hidratados, tendremos menos sales minerales en el organismo, lo que hará que el organismo sea capaz de mantener el equilibrio y, por tanto, de evitar los calambres, tan incómodos como dolorosos. Estar hidratado y haber calentado antes de empezar el ejercicio, ayuda.
  2. Golpe de calor: A consecuencia del mismo, algunos órganos del cuerpo dejan de trabajar. Es importantísimo que se atienda a la persona cuanto antes en un centro médico. Estar hidratado ayuda a que no ocurra.
  3. Lipotimia: Sudores, mareo, palidez, visión borrosa…son síntomas de que algo no va bien. Si esto ocurre, debemos parar el ejercicio e hidratarnos, además de resguardarnos en un lugar fresco.