Los burpees son un tipo de ejercicio que fue desarrollado por un médico americano en los años 30 como prueba de rendimiento para el servicio militar del país. Desde entonces, forman parte del entrenamiento militar y normalmente se integran en aquellos regímenes de entrenamiento en los que se exige una capacidad superior a la media como puede ser en bomberos.

Con este ejercicio se logra trabajar todo el cuerpo, tanto los grupos musculares principales más grandes (espalda, pectoral, miembros inferiores…), como los músculos más pequeños del tronco que forman el core y las extremidades superiores. Con todo ello, se presta atención mediante este ejercicio a múltiples zonas del cuerpo de forma simultánea y directa. ¡Por eso los burpees provocan tanta fatiga pero resultan tan eficaces!

Los burpees también implican el sistema cardiovascular en gran medida y luchan contra la grasa corporal. Para llevar a cabo estos ejercicios, el organismo debe proporcionar mucha energía a la mayoría del sistema muscular y esto provoca que el consumo de calorías sea muy elevado. Al ser tan intenso, su efecto dura hasta incluso después de entrenar.

El efecto de los burpees no solo se manifiesta en la apariencia física, ya que aunque consiguen entrenar a la vez la fuerza y resistencia, se mejoran los reflejos, la coordinación y la capacidad de los músculos en muy poco tiempo.La mejora en estas capacidades es debido a que los burpees implican realizar un patrón de movimiento  considerado bastante complejo. Así que ya sabes, ¡iniciate en la práctica de los burpees, son un buen recurso para llevar a cabo como complemento de tus entrenamientos aeróbicos y de fuerza!