Los granizados son una muy buena opción para combatir el calor y además… ¡están buenísimos! Para hacerlos solo necesitas licuar tu fruta favorita, mezclar 1 parte de zumo con 2 de agua, azúcar al gusto y meterlo en el congelador.

¡Facilísimo!