Al realizar ejercicio físico acumulamos tensión en nuestros músculos, lo que provoca que la elasticidad de los mismos se pierda progresivamente.

¡Los músculos se vuelven rígidos y propensos a sufrir lesiones si no los cuidamos! ¿Qué podemos hacer para evitarlo? ¡estirar, estirar y estirar!

Los estiramientos nos ayudarán a mantener los músculos flexibles y elásticos preparados para todo tipo de movimientos y rutina, ya que a medida que pasa el tiempo completar nuestras sesiones de entrenamiento se vuelve cada vez más dificultoso.

Mantener nuestros músculos flexibles no solo nos permitirá tener mayor movilidad y capacidad de actuación, sino que además nos evitará muchas lesiones. Por norma general las tendinitis y esguinces que solemos padecer se deben a una excesiva rigidez en esa parte del cuerpo, que limita mucho los movimientos y nos impide ejecutar una rutina de forma normal, lo que nos lleva a lastimarnos cuando realizamos un movimiento que se sale de lo habitual y tiene un recorrido más largo.

Pero no solo la flexibilidad nos facilitará mucho las cosas de cara a realizar todo tipo de movimientos, sino que además nos permitirá seguir avanzando en los entrenamientos, aumentaremos nuestro rendimiento. Así mismo, protegeremos nuestro organismo del progresivo envejecimiento muscular y de fenómenos ya explicados como la sarcopenia.

En defenitiva, ¡estira siempre tras tu programa de actividad! Tus músculos te lo agradecerán y tu rendimiento será completamente exitoso.