La fitball se trata de una pelota redonda de grandes dimensiones, muy utilizada frecuentemente como instrumento de tonificación y fortalecimiento muscular, especialmente de la zona abdominal y zona lumbar, además de ayudar a mejorar el equilibrio mediante el trabajo de los músculos estabilizadores.

También recibe el nombre de balón suizo y su diámetro varía entre los 35 y los 85 cm. Además del uso como fortalecedor muscular, es un elemento bastante usado en fisioterapia y rehabilitación de lesiones.

Una de las principales aplicaciones que tiene como hemos dicho es el tratamiento de la molestia en la zona lumbar. Uno de los principales motivos que causan el dolor en la espalda es la falta de trabajo de los músculos estabilizadores, de manera que la gran mayoría del esfuerzo recae sobre las articulaciones. La realización de determinados ejercicios utilizando el fitball ayudará a activar estos músculos estabilizadores, por ejemplo, sentándonos encima de él. Al tratarse de un elemento inestable, nuestro cuerpo se va a ver obligado a mantener el equilibrio, y una de las consecuencias de este hecho va a ser que los músculos estabilizadores de la espalda se van a ver solicitados.

Por otra parte, para fortalecer el core o zona abdominal existen muchos ejercicios que podemos realizar con la ayuda de este instrumento como el conocido “crunch” que tiende a ser menos lesivo con su uso debido a la reducción de presiones ejercidas en las vértebras. Así mismo, podemos realizar extensiones abdominales, planchas, encogimientos de cadera, trabajo de abdominales oblicuos, pasar el elemento desde las piernas a las manos o mantener la postura arrodillados arriba de la fitball.

Podemos fortalecer otras partes de nuestro cuerpo de la misma forma como por ejemplo las piernas. En tal caso te proponemos realizar sentadillas guiadas con este instrumento, zancadas o tijeras o trabajo de abducción-aducción de rodillas. También sirve de soporte para realizar trabajos de press banca, flexiones, press de hombro y muchos ejercicios más.

¡Eso sí! Como con cualquier instrumento, debemos contar con la ayuda de un profesional del ejercicio físico que nos pueda ayudar a realizar el ejercicio manteniendo la técnica correcta sin riesgo de lesión.